Hablemos de Ellas: “Paola, una atleta de Oro”

Por: Mary Rosado

Estamos cada vez más cerca de los Juegos Olímpicos de Tokio, de disfrutar de la máxima fiesta del deporte mundial y asombrarnos con los récords que seguramente quedarán establecidos en la primera edición post pandemia. Sin embargo, esta justa deportiva es muy selecta y hay varias disciplinas que quedan fuera, una de esas es, lamentablemente, el raquetbol.

Paola Michelle Longoria López nació en San Luis Potosí, México en 1989, fue a los ocho años en un campamento de verano donde impartían deportes de raqueta que su vida cambió, había conocido el deporte que se convertiría en su más grande pasión y que aún sin saberlo la llevaría a la cima del deporte mundial.

Es verdad, el raquetbol no es el deporte más popular en México, incluso, es poca la difusión que recibe esta disciplina a nivel internacional comparada con otros deportes. Por eso pensar en Paola Longoria siempre es un referente del talento que debemos poseer para realizar aquello que nos gusta, pero que la clave definitiva es que a nosotros sea a quienes nos guste.

Y vaya que a Paola le gusta la emoción cuando tiene la raqueta en sus manos, emoción que sigue experimentando competencia tras competencia, año tras año, con la humildad de una atleta que pareciera que aún inicia su camino. La historia de esta talentosa mexicana tuvo su primera prueba de fuego en el 2006 en los Juegos Centroamericanos y del Caribe donde consiguió el oro en la modalidad individual y por equipos.

Después de eso todo ha sido éxito tras éxito. Tres veces campeona del mundo, ha ocupado en más de 9 ocasiones en puesto #1 del ranking mundial de raquetbol, siete veces de forma consecutiva. Además de poseer uno de los mayores logros del deporte mexicano, ser la máxima ganadora de medallas de oro en Juegos Panamericanos con un total de nueve preseas. Nunca ha perdido en esta competencia.

En el año 2010 fue condecorada con el Premio Nacional al deporte, nueve años más tarde en el 2019 obtuvo su anhelado título número 100 como deportista profesional. En la vida de Paola solo queda un pendiente por tachar de la lista: Los Juegos Olímpicos. Quizá en el 2024 podamos ver al raquetbol incluido, y por supuesto a Paola derrochando su talento. Pero si no sucede ella lo tiene claro, abrir escuelas de raquetbol para niños y niñas, para que cuando llegue el momento, pase el tiempo que pase, sepan que un medallista olímpico de raquetbol fue forjado por Paola Longoria, la atleta de oro.

generodeporteycomunicacion@gmail.com// latribunaesnuestra@gmail.com

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *