Lioness F.C uno de los clubes pioneros en México

En una entrevista exclusiva, la fundadora del Club Lioness, Teresa Hernández, habla acerca del proyecto que comenzó como un sueño, y hoy es la escuela de muchas futbolistas mexicanas.

Por: Florencia González

¿Por qué el nombre Lioness?

Por los atributos de una leona. Un animal fuerte, veloz, ágil. Que siempre está en manada y se preocupa por su semejante y que al mismo tiempo nunca pierde ese aspecto elegante, incluso en la forma en la que corre. Creemos que todas esas cosas identificaban a las jugadoras del club. Somos conocidas como “Leonas rosas”.

¿Cómo y cuándo comenzó el proyecto?
La idea como tal – y en papel – nace en 2010, cuando estudiaba el último semestre de la licenciatura, en la clase de “Emprendedor”, nos dijeron que teníamos que desarrollar un plan de negocio de un producto o servicio que no fuera muy común. Entonces yo pensé en Fútbol femenil. En esa época, hace prácticamente 10 años, no muchos apostaban por la disciplina en el femenino. No era algo común. En todo el país nosotros fuimos uno de los primeros clubes ciento por ciento femenil. El proyecto se hace realidad en 2012. El 18 de enero de ese año se creó nuestra primera categoría que fue Categoría Libre.

¿Cuál es el lema que siguen en la institución?
La frase que nos caracteriza es la ética del esfuerzo. Tratamos que las jugadoras sean conscientes que para alcanzar sueños y metas, el único camino es el trabajo, el esfuerzo, la perseverancia. De los valores que les inculcamos siempre, se destaca la DISCIPLINA, la responsabilidad y la puntualidad. También tenemos en claro que, la formación que se les dé, debe ser una formación integral. En donde el juego limpio, los valores, sean incluso más importantes que la parte física y técnica. Tener claro que las niñas deben llevar de la mano la educación, para no tener un futuro incierto, sin descuidar la faceta deportiva. Eso nos ha hecho llegar hasta donde estamos y poder proyectar jugadoras al alto rendimiento.

Teniendo en cuenta la tasa alta de femicidios en México ¿Se trabaja con perspectiva de Género? ¿Cómo es el abordaje de estas cuestiones con las futbolistas?
Es sin duda un tema muy delicado en México. Tenemos una de las tasas más altas en cuanto a feminicidios del mundo. Todas las jugadoras tienen que saber la realidad, conocer el tema para poder así, prevenir. Por la situación económica de alguna de ellas, que no tienen la suerte que tienen otras, de tener automóvil propio se trasladan en transporte público. Entonces les decimos que como Leonas Rosas, debemos protegernos como tales. Ir juntas, tratar de que ninguna compañera se vaya sola. Tratamos de darles consejos y que todas sean conscientes de la situación de la de al lado, no solo de su propia situación. Tenemos un programa fuerte de Couching en donde a cada jugadora se le da un seguimiento personalizado. Para tratar de detectar cuestiones de violencia intrafamiliar, o violencia de género, poder orientarlas y actuar. Hemos tenido casos en las cuales, las jugadoras sufrían este tipo de violencias, y entraron a nuestro programa social, se van a vivir en “Casa Club” y les cambia la vida. De ser jugadoras sumisas y serias, adquieren más seguridad. Se ven más contentas al salir de esos entornos violentos.

¿En tu opinión cuáles son las principales problemáticas en el desarrollo del fútbol femenino?
Siento que la sociedad todavía no está totalmente preparada para aceptar que las mujeres también juegan, y que pueden hacerlo a un nivel profesional y tan bien como los hombres. Todavía existen muchos estereotipos “El fútbol es para hombres”. Sobre todo en las comunidades indígenas todavía está muy arraigada la creencia de que la mujer es ama de casa, que debe cocinar y limpiar la casa, atender al marido y a los hijos. Entonces esa es una problemática, porque a veces las niñas que tienen mucho talento encuentran esa limitación de que no tienen el permiso de sus padres. Obviamente esto se ha mejorado mucho, hay padres que apoyan a sus hijas. Pero sin duda sigue siendo una de las problemáticas. También creo que ahora está el “Boom” de la Liga Profesional y muchos buscan apoyar a las jugadoras “ya hechas”, con experiencia, ya mediáticas, con muchos seguidores en las redes sociales y de repente surgen los agentes o representantes que quieren apoyarlas. Pero no apoyar desde las bases el fútbol femenino, con los talentos jóvenes, o a las niñas más pequeñas. Ese también es un problema, porque para que las figuras lleguen a ser “Figuras”, se tiene que empezar desde abajo y tenemos que apoyar a niñas desde edades tempranas.

¿Qué te gustaría cambiar o mejorar?
Me gustaría cambiar el hecho de que tanto a hombres como a mujeres futbolistas en muchas ocasiones, se les dé a elegir entre fútbol profesional o la educación. Porque creo que en el caso del fútbol femenino, las niñas deben tener certezas para su futuro. Es sumamente riesgoso que una jugadora de 15 o 16 años deje la escuela por dedicarse por completo al fútbol, considerando las condiciones laborales que hoy en día tienen las jugadoras profesionales. No tienen aún buenos salarios. Me encantaría concientizar a los clubes para que les permita a las niñas seguir preparándose en la cuestión escolar y llevar de la mano el fútbol. Incluso que fuera como en Estados Unidos. La mayoría de las profesionales, primero fueron jugadoras universitarias y terminaron una carrera.

¿Han vivido alguna situación de rechazo o discriminación?
Siempre cuento una historia que engloba muy bien en esa cuestión y por ser mujeres. En nuestra filial principal, en Metepec, no hay una liga ciento por ciento femenil para categorías infantiles. Entonces, las niñas entrenan, quieren jugar y quieren competir. Tuvimos que pedir permiso para participar de una liga varonil, que precisamente preside Hernán Cristante (ex jugador profesional destacado de Argentina). Nos otorgaron el permiso y el apoyo en la Categoría sub-11 y empezamos a competir. Pero en cada partido había comentarios de rechazo hacia las jugadoras por parte de los niños que le decían a sus padres “Yo no quiero jugar contra niñas”, y también por parte de esos padres que se cuestionaban que haya un equipo femenino, si era una liga de hombres. De un entrenador me tocó escuchar que le dijo a una jugadora: “Para qué juega fútbol, si se va a caer”, justo porque se había caído la niña. Como si los hombres no se cayeran. Ese tipo de cosas fortaleció a las niñas.

¿Qué es AMFUT?
Es la Asociación de Mujeres en el Fútbol y surgió para acrecentar y potenciar el programa social que tiene Lioness. Queremos seguir haciendo beneficencia. Nos va a permitir apoyar a más niñas y generar más programas. Otra de las cosas que quisimos hacer con AMFUT fue, no dejar afuera a todas las mujeres que tienen un rol en el fútbol: árbitras, entrenadoras, madres en el fútbol, gente en medios de comunicación, nutriólogas, psicólogas. Todas aquellas mujeres que suman y aportan al desarrollo del fútbol femenino que tengan un respaldo, un reconocimiento. Uno de los principales objetivos de la fundación, es brindar conocimiento y preparación a través de contenido; artículos, consejos de expertas, en diferentes áreas. Queremos tener más programas sociales. Nos ha ido muy bien y tenemos embajadoras muy importantes como Lucila Venegas (árbitro FIFA), Vanessa Martínez (entrenadora profesional), Verónica Charlyn Corral (referente del fútbol mexicano), entre más personas que están detrás. Queremos y buscamos seguir apoyando talentos. Nuestro lema es que juntas somos más fuertes.

 

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *