NICOLÁS FERNÁNDEZ DENUNCIÓ VIOLENCIA Y DISCRIMINACIÓN POR PARTE DE UN COLEGA

El arquero Nicolás Fernández, primer futbolista hombre argentino en revelar que es homosexual, denunció que, por primera vez, un colega lo atacó sistemáticamente con insultos homofóbicos durante el partido.

La situación ocurrió en un partido de la Liga de Trenque Lauquen que depende del Consejo Federal. Su equipo, Huracán de Pellegrini, enfrentó a Argentino de Trenque Lauquen.

El arquero publicó un mensaje el domingo en redes sociales, en el que contó que envió una carta a la Liga de Trenque Lauquen con el fin de denunciar lo ocurrido. Fernández, con la carta, busca combatir la violencia dentro de las canchas de fútbol ya que lo ocurrido impacta negativamente tanto en la diversidad como en todos los actores dentro del deporte. “Situaciones como estas atentan contra la posibilidad de ejercer de manera igualitaria mi derecho de hacer deporte”, escribió el guardameta.

Por otro lado, pidió a la liga que sancione de manera ejemplar al jugador expulsado con la idea de erradicar por completo este tipo de comportamientos.

En medio del partido, uno de los delanteros rivales se acercó constantemente al área y, por lo bajo, le decía cosas.

En cada cruce que había entre el arquero y el atacante, el jugador de “Argentino” le murmuraba un comentario sobre su orientación sexual. Los comentarios, según se supo después, eran en voz baja, alejado del árbitro para, cobardemente además, tratar de alejarse de una sanción del árbitro.

En charla con El Destape, Nicolás contó que “el folclore” lo puede “tolerar hasta cierto punto porque si no tendría que estar peleándome siempre”, sin embargo también contó que fue la primera vez que “un colega me lo dice así, de forma sistemática”.

El hecho no solo quedó en un insulto. El árbitro, en uno de los tantos cruces, finalmente escuchó lo que dijo el delantero. La decisión principal fue expulsarlo del campo de juego, pero en ese momento explotó una llamativa situación que se repitió con el correr de los minutos.

Según reveló Nicolás, otro dolor ocurrió al ver la reacción de los compañeros del agresor. Los colegas se fueron encima del árbitro a reclamar por la expulsión y nadie se acercó al arquero para ver qué pasó.

“De parte del club, nadie se comunicó conmigo. Yo creo que todos los jugadores, ahora que lo analizo, avalaron la decisión del que me insultaba”, sostuvo en charla a ese medio y añadió: “También lo peor pasó después, cuando lo echaron, empezaron a cantar canciones homofóbicas y ahí había hinchas, pero también miembros de la comisión de ese club”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.