Milagros Rivadeneira: “Ahora nos tienen más en cuenta”

Por: Florencia González

Milagros Rivadeneira tiene 22 años, juega en Tigre como lateral izquierda y además, trabaja en una Agencia de lotería. Entre los sueños que tiene declara: “Lo más lindo seria vestir la camiseta de la Selección. Es el sueño de cualquier jugadora”.

¿Por qué Tigre?
Creo que se me dio la oportunidad. Pensaba en otros clubes, pero con las responsabilidades que tenía, el trabajo y el estudio, se me hacía complicado el tema de viajar. La mayoría de los clubes me quedan lejos y a contramano. Siempre me manejé en viajar sola. Algunos clubes entrenaban de noche y a mí no me gustaba andar viajando sola, desde lejos y de noche. Por suerte, los entrenamientos de Tigre, me quedan cerca de casa y pude acomodarme con los horarios.

¿Qué fue lo más emocionante que te tocó vivir dentro de una cancha?
Ya de por sí el fútbol me emociona. Estando adentro de una cancha de fútbol soy feliz. También me tocó estar en la tribuna alentando a mis compañeras y soy feliz. Me emocioné mucho cuando convertí mi primer gol en Tigre. Justo ese día fueron a verme mi mamá, mi hermanito y mi tía. El gol se lo dediqué a ellos.

¿Creés en el feminismo y en la lucha por reinvindicar los derechos de las mujeres en todos los ámbitos?

No soy feminista. Pero creo que toda persona merece que respeten sus derechos y me parece perfecto que luchen por los derechos de las mujeres y más en el fútbol.

Si tuvieras que definirte en tres palabras ¿Cuáles serían?
Trabajadora, alegre y sociable. Soy buena persona (risas)

¿Te ves jugando en la Selección?
Me gustaría, pero es difícil. Me pongo a pensar que quizá hay jugadoras que juegan mejor que yo. Pero, me encantaría jugar en la Selección.

¿Qué le dirías al DT de Tigre Femenino?
Lo que tengo para decirle a Raúl Maiola es agradecimiento por todo. Por lo que hace por nosotras, por lo que nos enseña día a día. Conmigo siempre fue directo y eso es lo que me gusta de las personas, que sean directas. Es una persona muy atenta con las jugadoras.

¿Qué cambios positivos o negativos ves en el fútbol femenino de nuestro país?
No estuve en varios clubes como para comparar, pero ahora nos tienen más en cuenta. Quizá no como se debería pero mejoró mucho en ese aspecto. Lo que me parece mal y negativo es que si el club no tiene para pagar los viáticos de las jugadoras tengan que descender de categoría. Creo que al estar luchando por los mismos derechos, tendría que ser igual para todos.

Como jugadora ¿cuáles serían las condiciones ideales para ustedes?

Dentro de todo no tengo quejas y creo que merecemos más atención, porque no todas tienen cómo manejarse. Hay jugadoras que dejan de lado muchas cosas por ir a entrenar. Como pasa en varios clubes.

Si no fueras jugadora de fútbol ¿qué serías?
Sería cantante.

En lo deportivo ¿qué ves como una injusticia?
Siento que deberíamos tener los mismos derechos que el plantel masculino. No me quejo de jugar en el Predio Nito San Andrés, pero nosotras como jugadoras de Primera deberíamos jugar en el Estadio. Fueron dos veces nomás las que nos permitieron jugar ahí y estamos hablando de la máxima categoría del fútbol femenino de Tigre. Merecemos más apoyo en ese sentido, pero no me puedo quejar, porque en lo que es futbolístico no nos hacen faltar nada. Hay que agradecer que tenemos un predio, pelotas, ropa y todo lo que es la utilería, vestuarios con duchas. En ese aspecto no nos podemos quejar. Hay otros equipos que entrenan en una plaza, o en un playón y somos muy afortunados por esto.

Tu familia te apoyó para ser jugadora ¿qué les decís ahora que podes ejercer tu profesión?

Sí, siempre me apoyaron. Solo agradecerles por su apoyo incondicional, por alentarme cuando a veces no tengo ganas, son ellos los que me dicen “Dale, andá a entrenar” y los que están desde siempre alentándome en esto que tanto amo. Soy muy afortunada por la familia que tengo. Desde que arranqué mi carrera como futbolista, desde los seis años que juego. Desde el día uno mi mamá y mi papá me llevaron a todos lados donde tenía que jugar y siempre fueron a los lugares donde jugaba. Nos pasábamos toda la tarde en el club, porque mi mamá también jugaba. Yo primero jugaba con los nenes de mi categoría, y después ella con las madres de los chicos.



Joel.fotografía

 

 

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *