SIMONE BILES: “MI CUERPO Y MI MENTE DIJERON NO”

La estrella mundial de la gimnasia habló, por primera vez luego de su participación en los Juegos Olímpicos disputados en Tokio, de la crisis que sufrió que le impidió competir en varias de las disciplinas. Su testimonio era el más esperado.

“Ni siquiera diría que comenzó en Tokio. Siento que probablemente el problema estuviese un poco más arraigado que en aquel momento”, explica en una conversación en video con su madre publicada por la marca Athleta, uno de sus patrocinadores. Y detalla: “Creo que fue solo el factor de estrés. Se acumuló con el tiempo, y mi cuerpo y mi mente dijeron que no. Pero ni siquiera yo sabía que estaba pasando por eso hasta que simplemente sucedió”.

La megaestrella de gimnasia olímpica, de 24 años, sorprendió al mundo hace casi un mes, cuando decidió retirarse de la final por equipos y posteriormente del all-around individual en la cita olímpica realizada en suelo tokiota.

La gran mayoría de los especialistas la considera la mejor gimnasta de todos los tiempos y era favorita a ganar varias medallas de oro en Tokio. Pero, según se dijo, tomó esa drástica decisión para priorizar su salud mental.

Sin embargo, ayer dejó claro que sus problemas habían comenzado antes de su llegada a la capital de Japón.

El mayor inconveniente que tuvo Biles fue en los “twisties” de Tokio 2020, una situación muy peligrosa que genera que las gimnastas pierdan el sentido de la orientación cuando están en el aire, en medio de una pirueta. Eso quedó bien en evidencia durante su prueba de salto, poco antes de anunciar sus ausencias posteriores.

Unos días más tarde regresó a la competencia y logró una medalla de bronce en la final de la viga de equilibrio.

“Simplemente apesta entrenarse cinco años y que no salga como querías”, reconoció Biles en el video. Pero luego valoró: “Pero sé que ayudé a mucha gente y atletas a hablar sobre la salud mental y decir que no. Porque sabía que no podía salir y competir. Sabía que me iba a lastimar”.

Acerca del apoyo mundial que obtuvo, la estadounidense se manifestó sorprendida: “Obviamente esperaba sentir mucha reacción violenta y vergüenza. Pero es todo lo contrario. Esa fue la primera vez que me sentí humana. Además de Simone Biles, yo era Simone, y la gente lo respetaba”.

De cara a lo que viene, la chica nacida en Texas anticipó que su deseo es que su caso empodere a otros a pedir ayuda si están preocupados por su salud mental. “Sé que no es fácil, pero realmente es útil. Y sé que la mayor parte del tiempo tenés miedo de sentirte tonta. Pero, como aprendí a lo largo de los años, está bien pedir ayuda”.

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *