Salomé Di Iorio: “Estamos unidas por la misma lucha”

Por: Florencia González

Además de árbitra, Salomé es abogada y docente en la Escuela de Directores Técnicos N°42 de Oscar López, en Berazategui. Por otra parte, da charlas sobre actualización de reglas de juego para la Fundación «El Futbolista», de FAA (Futbolistas Argentinos Agremiados).

¿Hace cuánto sos árbitra?

Desde 1997, que inicié el curso, en el 98’ me recibí. El curso duraba dos años en ese momento. De los cuales en el primero, se trataba la parte teórica y el segundo año eran las prácticas junto con mis compañeros. Asimismo también hacíamos prácticas en partidos de ligas, de countries y demás.

¿Qué partido como jueza recordás con más alegría?

Obviamente los partidos que más recuerdo con mayor alegría siempre son los debut. El debut en reserva, recuerdo en la cancha de Arsenal. O los debut internacionales en los juegos olímpicos por ejemplo, en el Mundial, el sub 20 y el Mundial de Mayores. Ambos en Canadá en los años 2014 y 2015.

¿Tenés a algún/a referente al que admiras dentro del mundo del arbitraje?

Sería justo nombrar a alguien en particular. Pero trato de tomar lo mejor de cada uno. Tanto de árbitros como de árbitras. A nivel internacional tuve la suerte  de conocer excelentes árbitras, que obviamente a nivel local también las hay. Pero uno siempre mira a la que estuvo quizá en partidos de mayor trascendencia en su propio país o en el exterior y trato de tomar lo que más me gusta, o lo que creo que es la característica que capaz  más marca a los referentes que he tenido en los inicios.

¿Cómo ves el rol de las árbitras en la actualidad?

El rol de la árbitra en la actualidad cambió muchísimo, porque con mucho esfuerzo nos ganamos el respeto y el reconocimiento. No solo de nuestros colegas, sino también de la gente del fútbol en general. Ya sean: jugadores, cuerpo técnico, dirigentes. Mismo el periodismo, cuando yo recién comencé éramos muy pocas y obviamente que nos miraban con lupa, cualquier error nuestro al lado de un hombre se magnificaba por el hecho de ser mujer. Porque siempre está la subestimación de que la mujer no entiende nada de fútbol y si encima te ven impartiendo justicia, se agudiza mucho más esa crítica. Yo creo que a lo largo de todos estos años hemos logrado demostrar estar a la altura de las circunstancias. Esto costó mucho tiempo. Las pioneras lo sufrimos muchísimo más, pero creo que en la actualidad estamos obteniendo de alguna manera,  el reconocimiento de todo ese esfuerzo de años, de haber hecho las cosas bien. De capacitarnos y entrenar el doble que nuestros compañeros, para poder estar físicamente al nivel de ellos. Obviamente que hay diferencias fisiológicas que tenemos que trabajarlas mucho más para poder estar al nivel de un partido de hombres.

¿Qué te genera que se conozcan más árbitras cumpliendo su trabajo en partidos masculinos?

Desde que comencé con esto, es decir hace más de 20 años, que digo que entre hombres y mujeres,  no tendría que distinguirse a los efectos  de que partidos dirigir. Si vos tenés capacidad para dirigir es indistinto que dirijas fútbol femenino o masculino. Está la creencia de que el fútbol masculino es más difícil para las mujeres y en realidad no es así. Hasta diría que muchas veces a los árbitros les cuesta más dirigir el femenino, porque lo hablo con ellos y en varias ocasiones nos piden consejos o sugerencias, porque no están acostumbrados a manejarse con mujeres dentro de un terreno de juego. A nosotras al contrario: nos resulta lo mismo dirigir femenino o masculino. Lo que sí, quizá para el fútbol femenino hay que tener otros recaudos, por ejemplo a los roces, a la atención médica. Las zonas sensibles no son las mismas de una jugadora que de un jugador. Es más fácil para nosotras adaptarnos a dirigir fútbol masculino, que para los árbitros muchas veces dirigir fútbol femenino. Pero en definitiva el fútbol es el mismo, el reglamento también y celebro que cada vez más, las mujeres tengamos participación en los partidos masculinos de trascendencia. Porque la realidad es que el género no debería tener importancia al momento de tener una designación porque la capacitación y el entrenamiento es exactamente el mismo, tanto en árbitras como en árbitros.

¿Hay algo que cambiarías en la profesión, o algo que te gustaría que cambie?

Está cambiando mucho el tema de la profesión. Al principio recuerdo que era toda una odisea que nos designen un partido masculino. O solían designarnos de a una, por ejemplo en una terna o en una cuaterna. Dentro de los últimos partidos que yo dirigí  antes de la Pandemia, me tocó la Reserva de Racing – Independiente, con la particularidad de que la cuaterna era femenina y nos miraron cuando entramos a la cancha, pero sin hacer ningún tipo de comentario. Quizá hace unos años atrás hubiera sido un escándalo que una cuaterna femenina dirija un clásico de Reserva. En esas cosas, creo que hay mucho menos reparo al momento de determinar quienes deben dirigir los partidos. Y si de repente, porque se lo merecen, deciden mandar a una terna o a una cuaterna femenina por más que sea un partido masculino, se hace. Antiguamente era algo impensado. Por ejemplo, cuando viajabámos al interior para dirigir, éramos tres o cuatro mujeres pero todas en ternas diferentes, en partidos de juveniles, para que no haya problema de que llegara una terna femenina completa a un club. Eso cambió muchísimo y celebro que así sea. Cuando analicemos de forma más natural un partido sin pensar primero en la subestimación por el género, seguramente  habrá más chicas dirigiendo partidos competitivos.

¿Cuál es tu lema a la hora de trabajar?

El respeto creo que es fundamental, si queremos respeto, respetar primero nosotras. El hecho de que seamos los que impartimos justicia, no significa que tengamos alguna potestad o derecho extra al que tienen los jugadores, cuerpo técnico dentro del campo de juego. Después obviamente, el aspecto físico es fundamental, estar cerca de las jugadas genera mucha más confianza y credibilidad dentro del terreno de juego. Quizá te podes equivocar, porque no elegiste el mejor ángulo de visión pero nadie te va a discutir que estabas lejos de la jugada. El aspecto psicológico, ni hablar. Yo siempre remarco a los chicos que la confianza en nuestras decisiones, la firmeza y el respeto son como los pilares, para salir a un terreno de juego y por otro lado, tener la seguridad y la convicción de que lo que vemos es lo que sancionamos. Somos seres humanos y el error es propio de todos nosotros, pero trabajamos y entrenamos día a día para minimizar ese margen de error.

¿Qué aspiraciones tenés a corto y largo plazo?

A corto plazo mi gran objetivo es certificarme como árbitra VAR. Estoy trabajando hace muchos meses en forma intensa. Tanto en CONMEBOL como en la AFA, para poder desarrollarme en eso y acá en Argentina desembarca a partir de febrero del año que viene. Así que ese es un objetivo totalmente nuevo e innovador para todos nosotros. Estamos trabajando duro para que salga de la mejor manera, como todo trabajo y herramienta nueva requiere de mucha capacitación, de mucha enseñanza, paciencia también. Porque no es sencillo. Nosotros estamos acostumbrados a tomar decisiones dentro de un campo de juego y de repente ponernos a aprender de alguna manera, el tema de cámaras, velocidades, ángulos, dentro de una cabina con todas las herramientas tecnológicas que eso implica, es como empezar de cero. Es nuevo para nosotros y requiere de mucha capacitación.

A un poco más de plazo me gustaría desarrollar lo mismo pero a nivel internacional.

¿Mirás fútbol femenino? ¿Te interesan los logros que va consiguiendo la disciplina?

Sí, no solo lo miro, sino que dirijo todas las semanas fútbol femenino. Más allá de los torneos internacionales que me toca dirigir, que afortunadamente desde que cada vez hay más fútbol femenino, casi siempre, al menos una vez al año me toca dirigir a nivel internacional, y ha mejorado muchísimo la disciplina. Sino que también, dirijo todos los fines de semana en Argentina y voy viendo el progreso que tienen las chicas, de alguna manera el tema de la semi-profesionalización hizo que mejore muchísimos aspectos el fútbol femenino. Que haya dos categorías y tres divisiones actualmente, es realmente algo impensado. No sé si hubiera imaginado que sin retirarme iba a vivir esto. Lo vivo con mucha alegría, siempre que puedo participo en todos los eventos, y todo lo que tenga que ver con el progreso y el mejoramiento del fútbol femenino, porque soy una convencida de que si todos ponemos nuestro granito de arena para que la disciplina se desarrolle, no tenemos techo. Hay jugadoras muy buenas y con mucha técnica. Cada vez desde más chicas empiezan a formarse y eso nos va a ayudar muchísimo, para que en un futuro no muy lejano podamos  tener selecciones en cada categoría competitivas y ojalá que podamos posicionarnos a nivel sudamericano y mundial para que también la sociedad vaya aprendiendo que el fútbol no solamente es de hombres, sino también de mujeres que en los distintos ámbitos, dentro del fútbol podemos desarrollarnos y demostrar que estamos al nivel de los hombres.

Creo que soy parte, aunque nuestro rol siempre sea diferente y me encanta. Si ves el ámbito del fútbol femenino, te das cuenta que en definitiva todas vamos por la misma lucha y eso hace que estando unidas podamos tener un poquito más de fuerza a veces en los reclamos por el reconocimiento que muchas ocasiones no se tiene, ha mejorado muchísimo y yo creo que vamos por buen camino. Siempre es importante seguir trabajando, mejorando, entrenando día a día para estar al nivel de las circunstancias y cuando nos toque participar demostrar que estamos preparadas, y eso va hacer que cada vez se nos considere más.

generodeporteycomunicacion@gmail.com////florenciagonzalezanalia@gmail.com

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *