LA FIFA QUIERE LIMITAR LA PRESENCIA DE TRANSEXUALES EN EL FÚTBOL FEMENINO

El organismo que preside Gianni Infantino se fijará en los cambios introducidos en la natación. Sebastian Coe explica que el atletismo sigue el mismo camino.

Después de que la Federación Internacional de Natación (FINA) cambiara su normativa para limitar la presencia de mujeres transexuales en competiciones femeninas, la FIFA admite que está en un período de revisión de sus políticas de elegibilidad. El organismo que dirige Gianni Infantino estudia establecer unos límites de edad para hacer la transición y de testosterona por las desigualdades que pueden existir. World Athletics también explica que sigue este mismo camino.

El máximo organismo del fútbol mundial trabaja con expertos médicos, legales, científicos y de derechos humanos para renovar sus políticas con este grupo de deportistas que han provocado un debate mundial sobre si tienen ventajas sobre las mujeres biológicas. La idea es que en los próximos meses la FIFA establezca unos límites para dejar de juzgar en qué categoría debe jugar una persona que se identifique con el sexo opuesto o sea no binaria, algo que podría afectar a Quinn, la campeona olímpica con Canadá.

La FINA estableció este domingo que las nadadoras transgénero que han pasado por la pubertad masculina no pueden nadar en las competencias que organice este ente, estableciendo el límite de edad del comienzo de su transición en los 12 años. La Unión Ciclista Internacional (UCI) también cambió sus normas de elegibilidad la semana pasada, dificultando el proceso. El primer organismo que restringió la participación de transexuales en su deporte fue World Rugby en 2020.

Hasta ahora, la FIFA tomaba decisiones caso a caso. Ahora, tal y como ha adelantado The Times, es probable que las jugadoras que han pasado por la pubertad masculina no puedan disputar partidos en categoría femenina. Este sería la decisión más drástica, ya que también se valora que tengan que tener simplemente unos niveles de testosterona muy bajos. En el caso de la natación se tienen que dar los dos casos.

El atletismo fue uno de los entes que primero se tuvo que enfrentar a casos de lo que se conoce como Desarrollo Sexual Diferente (DSD). Ahora, Sebastian Coe, que estuvo presente en el congreso de la FINA en la que se aprobaron los cambios en la natación, afirma en la BBC que estudian aplicar restricciones similares: «Siempre hemos creído, y lo hemos repetido constantemente, que la biología triunfa sobre el género y continuaremos revisando nuestra normativa en consonancia con esto».

[Rapinoe defiende que las mujeres trans compitan en el deporte femenino: «Se están suicidando niños»]

La FIFA afirma esta revisión de sus políticas justo después de que una de sus mayores caras visibles del fútbol femenino haya defendido la presencia de mujeres transexuales en las competiciones que corresponden con el género con el que se sienten identificadas. Megan Rapinoe considera que la inclusión está por encima de todo y que no hay pruebas que demuestren que estas deportistas estén perjudicando a otras profesionales asociadas biológicamente a su sexo.

El organismo del fútbol mundial no se pronuncia por el momento sobre la posibilidad de que haya una categoría abierta como propone la FINA para que todas las nadadoras puedan competir a nivel mundial. El ente de la natación no ha perfilado por el momento cómo será ese proyecto, para el que se da seis meses de desarrollo. En Reino Unido, fueron los primeros en proponer algo así, mientras que en el mundo hay ejemplos de competiciones para no binarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.