La árbitra, Stéphanie Frappart llega a la Eurocopa

Stéphanie Frappart, de 37 años, será la primera mujer en una Eurocopa que tendrá lugar del 11 junio al 11 julio, en la que oficiará de cuarta árbitra.

Su participación en el torneo continental es un nuevo paso para quien que escala posiciones a toda velocidad: primera mujer en arbitrar en la segunda división francesa (2014) y en la primera (2019), pionera en dirigir la Supercopa de Europa, en agosto de 2019, y primera en hacerlo en la Champions, en diciembre.

Y ahora pisará la Eurocopa, organizada en 11 estadios de 11 países del continente, después de haber dirigido partidos ya en la versión femenina, en 2017, y en el Mundial de 2019, organizado en Francia.

«Es una gran evolución, un reconocimiento de mis cualidades y competencias. Esta es mi línea de conducta desde el principio, me eligen por mis competencias, no por mi género», comentó la francesa la semana pasada en un encuentro con la prensa en la sede de la Federación Francesa de Fútbol (FFF).

En el campeonato francés sus actuaciones se han ganado el reconocimiento general.

«Tiene mucha diplomacia. Y cuando eres entrenador, hombre, y estás bajo presión, nos enojamos… Sólo hace falta que ella te mire, te sonría, un gesto… y se acaba», señaló tras su debut en 2019 Christophe Galtier, entonces entrenador del Lille.

‘Alimentar vocaciones’

«Es una locomotora para el arbitraje femenino, una mujer excepcional», señaló a la AFP el presidente de la comisión federal de árbitros Eric Borghini y añadió que «Es una mujer con una calma y serenidad impresionante, es difícil desestabilizarla, tiene una madurez increíble».

Su manera de arbitrar, con diplomacia y seriedad, es alabada por muchos, entre ellos el técnico del Liverpool Jurgen Klopp, después de la Supercopa de Europa en 2019.

Un año más tarde, en el Juventus-Dynamo Kiev (3-0) en diciembre de 2020, se convirtió en la primera mujer en oficiar como árbitra principal un partido de la Champions, con una actuación muy solvente.

En la Eurocopa se encargará de vigilar los banquillos y estará cerca de los seleccionadores, preparada para entrar en juego en caso de lesión del árbitro principal.

‘Humilde’

«Sé que mi presencia siempre es un evento. En la calle a veces me llaman, pero siempre de manera amistosa. La gente quiere una foto o un autógrafo, siempre respondo de manera cordial», explicó.

Al no ver «diferencias entre un hombre y una mujer», Frappart está contenta porque la Federación Francesa no ha adaptado sus condiciones para las mujeres en la concentración previa a la temporada en Clairefontaine, la ‘casa’ del fútbol galo.

«Tenemos que pasar los mismos test físicos que los chicos porque los jugadores no van más lento cuando yo arbitro, por lo que la exigencia no debe ser menor», razonó.

Antigua jugadora del AS Herblay, en la región parisina, Frappart arbitra desde los 13 años. Durante cinco temporadas estuvo en la segunda división, hasta que ascendió en 2019 a la Ligue 1.

No fue la primera a nivel europeo, donde la suiza Nicole Petignat dirigió en la Copa de la UEFA en 2003, ni nacional, honor que tiene la alemana Bibiana Steinhaus.

Este grupo de pioneras es una inspiración para otras muchas. «Es parte de mi papel alimentar las vocaciones, en un gran placer mostrar que es posible, poder ver mujeres árbitras en la tele es un orgullo», declaró Frappart.

«Contamos con el 4% de mujeres en el arbitraje francés», recordó Borghini. «Ella es emblemática, puede hacer soñar a una joven que quiera ser árbitra», concluyó.

Fuente: Infobae

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *