Hablemos de Ellas: “Historias que comienzan y terminan”

Por: Mary Rosado

Con los Juegos Olímpicos de Tokio cada vez más cerca, se van definiendo los últimos boletos disponibles para tener un lugar en la justa deportiva más importante del mundo del deporte. Desde campeonatos mundiales, torneos regionales hasta las competencias intramuros que realizan los diferentes países para poder ponerle nombre a las plazas que te aseguran convertirte en un o una atleta con experiencia olímpica o, en algunos casos, ponerle fin a una trayectoria.

Esmeralda Falcón Reyes nació en la Ciudad de México en 1995, tuvo una infancia difícil por los problemas que sufrió derivados del asma y la dificultad para realizar actividad física, pero con el paso de los años fue adentrándose más a la práctica de ejercicio físico y posteriormente, llegaría a su vida el deporte; pero no cualquiera, un deporte que requería de disciplina y por supuesto, una buena condición física.

“La pantera” Falcón, como es apodada, a una corta edad conoció la gloria que resulta del esfuerzo y la preparación constante cuando se convirtió en medallista de oro de boxeo en la categoría de 60 kg de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 2018, siendo la primera mexicana en ganar ese metal en el boxeo femenil. Un año después en los Panamericanos del 2019 se quedó con el bronce.

En 2020 se contagió de Covid-19 al igual que toda su familia y tuvo que ser hospitalizada como medida de precaución por el antecedente del asma. Esta semana le fue notificado a la pugilista de 25 años que el Comité Olímpico Internacional le otorgó la plaza para acudir a Tokio, convirtiéndose en la primera mexicana en lograr clasificarse a unos Juegos Olímpicos en esta disciplina desde que el boxeo femenil fuera incorporado en el 2012.

Otra de las atletas mexicanas que buscará hacer historia en los Juegos Olímpicos es Briseida Acosta, originaria de Sinaloa ha dedicado la mayor parte de sus 27 años a crecer en el Tae kwon do. Perteneciente a una familia donde el deporte es una tradición y entrenada por su padre, Briseida tiene una amplia trayectoria de torneos y grandes resultados.

La medallista de plata y bronce en campeonatos mundiales y medallista de oro en los pasados Juegos Panamericanos, seguía teniendo un pendiente en su lista: los Juegos Olímpicos. El problema de Briseida es que comparte categoría con una leyenda del deporte nacional, Maria del Rosario Espinoza, por lo que para llegar a la justa olímpica tenía que ganarle el boleto a su compatriota, pues solo una puede representar al país.

Y fue este fin de semana que se celebró el combate más esperado de la Federación Mexicana de Tae Kwon Do, aquel que definió a la ganadora del pase. En una pelea más que pareja y que requirió llegar hasta el punto de oro, fue Briseida quien se coronó para convertirse por primera vez en una atleta olímpica.

Así es que figuras como Esmeralda y Briseida inician la cuenta regresiva para hacer realidad, por primera vez, el mayor sueño de un deportista y por otra parte, vemos a una histórica como María del Rosario, que le dice adiós a una carrera olímpica soñada, porque en el camino para llegar hasta Tokio hay historias que comienzan y que terminan.

generodeporteycomunicacion@gmail.com// latribunaesnuestra@gmail.com

ts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *