EN ESPAÑA EL ARBITRAJE FEMENINO VA AL VAR

Las árbitras quieren un contrato laboral y unas condiciones dignas que vayan acorde a la Liga Profesional en la que trabajarán. Esta máxima la entienden y aceptan tanto la LPFF como la RFEF, pero la manera de traducirla es diametralmente opuesta, lo que llevó el lunes al CSD a pedir una reunión de urgencia entre ambas partes buscando un consenso que no llegó. No por el momento -este martes se reanudará el diálogo-, pero las dos partes se mostraron satisfechas tras el encuentro.

La negociación parte de dos premisas diferenciadas: honorarios arbitrales y resto de gastos de gestión y formación. En lo que a la primera se refiere, la propuesta de la Liga F es de 25.000 euros anuales (para la árbitra principal), teniendo en cuenta que ya se está por encima del salario mínimo de las jugadoras (16.000) y acorde a los ingresos que tiene la competición esta primera temporada (18 millones de euros). «Salgo relativamente satisfecha. No habíamos podido hablar directamente con las árbitras, de trasladar nuestras propuestas y escuchar sus sensibilidades», destacó Beatriz Álvarez, presidenta de la LPFF.

Aunque la propuesta de la RFEF era de 48.333 euros anuales -siempre hablando del salario de la árbitra principal como referencia-, la LPFF cree que es una propuesta poco realista. «La mayor disparidad es de concepto. Nosotros partíamos de un recibo arbitral y ellos de un salario profesional mínimo. Nosotros hablamos de llegar a un acuerdo porcentualmente en base a los ingresos que genera la Liga y ellos parten de la premisa de asimilarlo al fútbol masculino y que esos 21.000 euros vayan creciendo gradualmente hasta compararlo en unos años con la Segunda masculina. Tenemos que recordar que la liga masculina tiene unos ingresos infinitamente mayores y ni siquiera las jugadoras cobran lo mismo. Una árbitra tampoco. Tiene que ser algo porcentual, creo que ha quedado claro. Y en ese sentido el CSD ha entendido nuestro concepto», apuntó Beatriz.

La reunión, que duró por espacio de dos horas, se celebró en un tono cordial y respeto por ambas partes. «Han salido cifras encima de la mes y ahora me reuniré con las árbitras, que son las que deciden. Soy optimista en cuanto a que estamos negociando, pero queda mucho por decidir», señaló Yolanda Parga, responsable del arbitraje femenino en el CTA.

RFEF y LPFF volverán a reunirse este martes a las 11:00 en la sede federativa a fin de alcanzar un acuerdo que permita la disputa con normalidad la jornada 2 de la Liga F.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.